En este estudio colaborativo han participado la Unidad de Imagen Cardíaca de ERESA (Dres. Maceira, Igual y Belloch), el Departamento de Cardiología del Hospital Arnau de Vilanova (el doctor Cosín), la Unidad de Con- ductas Adictivas del área Valencia-La Fe (la doctora Ripoll), el Departamento de Psiquiatría del Hospital General de Valencia (el doctor Salazar) y la Unidad de cardiorresonancia del Royal Brompton Hospital de Londres (Dr. Pennell).

La Cátedra Institucional ERESA - Universidad de València en su Seminario Científico celebrado el 06 de noviembre de 2014 da a conocer los resultados del proyecto de investigación “Cardio – UCA”, un estudio pionero en España, el cual ha abordado un grupo de más de 90 cocainómanos asintomáticos, desde el diagnóstico por la imagen, detectando afectaciones cardíacas relevantes en paci- entes, principio asintomáticos, hecho que conduce a una reflexión acerca de las estrategias clínicas a llevar a cabo sobre este tipo de pacientes.

La cocaína es una droga simpaticomimética altamente adictiva con efectos potencialmente letales. Es la segunda droga ilegal más consumida en España.
La cocaína es cardiotóxica y puede causar isquemia o infarto, hipertrofia miocárdica, disfunción sistólica, arritmias y muerte súbita.

Un 71 por ciento de las personas con adicción a la cocaína, sin síntomas de enfermedad cardiaca, presentan algún tipo de afectación en el corazón, siendo los trastornos más frecuentes dilatación y disfunción contráctil de ventrículo izquierdo y derecho, hipertrofia del ventrículo izquierdo, así como focos de fibrosis focal, según datos de un estudio derivado del proyecto de investigación Cardio-UCA presentado en un seminario científico de la Cátedra Institucional ERESA-Universidad de Valencia.

La investigación, publicada recientemente en la revista 'Journal of Cardiovascular Magnetic Resonance', y elaborada por la Unidad de Imagen Cardíaca de ERESA, la Unidad de Conductas Adictivas de La Fe, el Departamento de Psiquiatría del Hospital General de Valencia y CIBERSAM, ha demostrado que nuevas tecnologías de imagen "permiten detectar y evaluar, incluso en sujetos asintomáticos, el impacto del consumo frecuente de cocaína sobre el corazón".

En el estudio se incluyeron, de forma consecutiva, 94 personas con adicción a cocaína (81 de ellos hombres). A todos se les hizo una cardiorresonancia magnética con estudio morfológico y funcional del corazón y la aorta, así como de detección de inflamación o fibrosis focal del miocardio.

"Hay muy pocos estudios que incluyan sujetos cocainómanos asintomáticos, fundamentalmente por la dificultad en su reclutamiento y también porque su seguimiento es muy complicado, dado su estilo de vida", destaca la coordinadora de la Unidad de Imagen Cardíaca de ERESA. En este sentido, añade, "disponer de una técnica como la CRM-3T es lo mejor que existe en estos momentos para detectar daño muy localizado".

La cocaína provoca problemas cardiovasculares en un alto porcentaje de los consumidores habituales, aunque muchos de estos trastornos pasan largo tiempo inadvertidos ya que "no se asocian con síntomas, pueden provocar graves consecuencias para la salud". Es la segunda droga ilegal más consumida en España, un producto simpaticomimético "altamente adictivo" y con "efectos potencialmente letales". Es cardiotóxica y puede causar isquemia, infarto, hipertrofia miocárdica, disfunción sistólica, arritmias y muerte súbita.

Actualmente los investigadores pretenden valorar la posibilidad de que estas las afectaciones pudiesen desaparecer al dejar de consumir cocaína, así como qué factores de consumo (vía de consumo, dosis, años de consumo, etc.) influyen en la aparición de estas alteraciones. Según resalta la doctora Maceira, al dejar de consumir esta droga, "la función ventricular mejora y las dimensiones del corazón regresan progresivamente a la normalidad".

El estudio también se plantea analizar por medio de coronariografía no invasiva (CTC) el efecto del consumo de cocaína en las coronarias de sujetos adictos no fumadores, adictos fumadores y fumadores no consumidores de cocaína. Además, en el futuro, según la experta, "queremos intentar determinar qué mecanismos fisiopatológicos llevan a la aparición de las alteraciones cardíacas en los cocainómanos".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies